miércoles, mayo 28, 2008

Preparándome para WWE 2

Its right on time...
Its right on time...
Its right on time...
Its right on time, its right on time, its right on time, its right on time.

Al igual que todas las veces que he querido algo en la vida, he conseguido las entradas al show de la WWE, claro que luego de mil peripecias que bien podrían conformar un film llamado "Indiana MaTT y las entradas a la WWE".

Las tengo desde las 12:40 del Lunes 26 gracias a un trabajo benigno y comprensivo, fui aproximadamente el sujeto N°20 en Ripley de San Isidro que las compró, por delante de un niño de entre 12 y 14 años acompañado por su abuela y por detrás de un señor que compraba entradas para él y sus dos hijos, y de una señora que por teléfono coordinaba con su único hijo (cosa que asumí por la forma en que le hablaba) que entrada debería comprar.

Quiero reiterar mi más sincero odio a Ripley por su PÉSIMO servicio al cliente (pero eximo totalmente de culpa a su área de sistemas) y confirmar que es uno de los lugares donde NADIE debería comprar; estuve yendo diario a averiguar las ubicaciones y detalles del espectáculo, día tras día diversos trabajadores de diversos cargos y áreas repetían que no sabían nada; tras un largo batallar conseguí hablar con la jefa de servicio al cliente (o eso me pareció) que tenía aún menos información que los demás (aunque vale decir que fue amable), nunca olvidaré que dijo "No tenemos ningún tipo de información aún, se dará el mismo lunes" cuando a sólo unos metros de su oficina un enorme cartel (que hasta el momento yo no había encontrado y que sólo vi de salida) daba más detalles que todos esos ingenuos empleados juntos; fue ese cartel el que me dijo lo que ningún ser vivo con fotocheck de Ripley pudo: "15 % de descuento con tarjeta Ripley, entradas por Todoticket, vienen los luchadores más importantes del mundo" (a pesar de todo mi fanatismo, al leer este último enunciado no pude evitar reír).

El poster en la tienda donde el staff no sabe ver más allá de lo evidente

Con el dato de Todoticket entré a la página de dicha compañía (y es el colmo que, a la fecha, todavía no tengan ni un miserable plano hecho en Paint de las ubicaciones) el sábado en la noche para obtener la misma información con que ya contaba, había perdido toda esperanza para que Ripley me diera información el domingo, así que todo indicaba que nuevamente la cultura peruana de la multinacional chilena iba a dejar todo para el final y al champazo.

Ante esto, como buen analista de riesgos, empecé a prepararme; es bien sabido que no tengo (ni tendré) tarjeta Ripley así que debía agenciarme una, para ello utilicé mi propio MaTTutorial pero con una ligera variación, al ser un evento tan grande no podía confiar en que tendría la suerte de encontrar un extraño dispuesto a prestarme su tarjeta, así que recurrí a los contactos. Tras cavilar un poco recordé a mi fiel amiga Pía que, ¡oh sorpresa!, labora en el área de sistemas de Ripley (de allí que los eximo de culpa), una pequeña charla por teléfono y ya tenía mi tarjeta.

Al día siguiente (luego de tener una mini-aventura para conseguir una tarjeta telefónica de 20 soles) me quedaba una tarea de último minuto, pedir a mi coordinador que me diera permiso para salir a las 11 a "hacer unos trámites", por fortuna accedió y ni corto ni perezoso apenas dieron las 11 salí corriendo hacia Ripley pensando que encontraría una cola kilométrica de gente trasnochada.

Cuando llegué a la tienda noté que no habían más de 20 personas delante de mí, gente de todo tipo, pubertos malaspectosos y desempleados, padres preocupados porque no tenían idea de dónde se veía mejor, niños ilusionados, tipos con apariencia de tener mucho dinero (sobretodo uno de más de cincuenta años con pinta de gerente amante del brandy que dijo "cinco para el ringside" y me dejó turulato) y demás.

El tiempo pasó y tengo que decir que fueron los tres metros más largos de toda mi vida; los incompetentes de Ripley nos habían subestimado y sólo pusieron un módulo en el que, por más sonriente que estuviera, la señorita no se daba abasto, el proceso estaba pésimamente diseñado ya que exigía a los clientes elegir una ubicación (in situ, porque recién allí soltaron el mapa de las ubicaciones) ir a otra caja para pagar y volver para recoger la entrada; la cola avanzaba a velocidad de ganso cargando piedras, poco a poco llegó más gente a la fila (por allí se apareció un tal Manu, Manu, Manuuuu), yo ayudaba a los padres despistados dándoles los alcances de mi análisis posicional; no podía esperar para llegar y comprar mi "Platea Baja".

El mapa que pusieron en el mostrador, el por qué no lo pudieron poner un par de días antes es algo que escapa a mi imaginación, además un aproximado de dónde me voy a sentar (aunque no es exacto, no se notaba bien).

Faltando pocas personas llegó un miniplano a mis manos, ¡¡¡NO HABÍA PLATEA BAJA!!!, las ubicaciones eran distintas a las vistas en Chile y los individuos no tenían ni idea sobre si VIP sería "escalonada", sobre la posición de Platinium (que debería ser PLATINUM, bestias), sobre las entradas de la rampa y demás; tenía que tomar una decisión rápida con mínima información.

El infame mapita que llegó a mis manos

Luego de una hora y cuarenta minutos dramáticos que se volvió más angustiante en su último tramo, en el que (haciendo honor a su nombre) piadosamente me acompañó Pía, conseguí llegar, instintivamente pregunté:

- ¿Que asientos para ringside están ocupados?...
- Las dos primeras filas señor, le puedo dar estos

Dijo, señalando una ubicación al lado de la rampa (precisamente una de las que yo había recomendado NO COMPRAR).

- No, no, no, ¿qué tal aquí?
- Estos son los que están libres... desde la tercera fila hacia atrás.

Un cálculo matemático de distancia veloz como un relámpago atravesó mi prodigioso cerebro, palpé mi bolsillo derecho y dije.

- Dame estos dos de tercera fila de RINGSIDE.

Y quedó sellado, me dio el papel con las indicaciones, fui a caja con Pía y la cajera preguntó...

- ¿En cuotas?

Pía iba a contestar pero mi varonil voz la interrumpió:

- ¡CONTADO!... ejem, señorita

Puse el fajo de billetes en manos de Pía y sentí como si tuviera un órgano reproductor de tres metros.

- Por comprar con tarjeta Ripley tiene descuento, señor... el 15%.

Yo lo había olvidado con la emoción y había pagado, más de la cantidad sin descuento, Pía me alcanzó el vuelto, en mi bolsillo se juntaron 400 soles, y había tocado la gloria.

Lo que sigue es predecible, me dieron las entradas donde claramente se leía "ringside" y casi colapso, veía el azul eléctrico celestial de las entradas (entradas porque me voy con mi persona especial) y no podía creerlo, mientras caminaba hacia la sección juguetería, en la repisa donde estaban los Legos mi mente tenía grabada una frase.

¡ME VOY A RINGSIDE, CARAJO!

Indiana MaTT supera todas las trampas, destruye a los nazis, comunistas y nativos y se hace con las entradas (asientos censurados por autoprotección).

Horas después me encontré con Canonando en Ripley (era mi tarjeta de "seguro" por si Pía me fallaba) presumí en voz alta mis entradas de ringside frente a una reducida cola que pugnaba por obtener una buena ubicación entre un mar de lugares ya vendidos; el 15% de descuento que obtuve de vuelto se convirtió en un Lego de Meteoro que, aquella noche, armé apaciblemente en la comodidad de mi cama mientras que, en un lugar muy seguro frente a ella, el azul eléctrico celestial de las entradas me sonreía.

LEGO es un estilo de vida

Tags: , , ,

MaTT

P.D.: Al día siguiente, entre una más reducida (pero mucho más desesperada) fila, volví a presumir las ubicaciones junto a mi persona especial.

9 comentarios:

D-Art dijo...

Excelente! XDDDD
nada mas.

Saludos!

Anónimo dijo...

jajajaj uta que creo que debo dejar de tener vida social y recreación nocturna para ahorrar como tú y poder comprarme entradas de ese precio :S, pero hagas lo que hagas no salgas en ninguna filmación, sino van a creer que estan en Bolivia con Evo Morales XD

jocho dijo...

oe si me ves en Lima comprando entradas lo primero que pensaras es "veste muchacho malaspectoso", asi que mas cuidao pe

disfruta tu espectaculo

Samantha dijo...

Soy muy feliz :D.

Samantha

jocho dijo...

que viva evo morales

Dinorider d'Andoandor dijo...

OUCH!!!

no habia visto ese Lego! tengo q reinvestigar!


no puede ser! mi colección de LegoCollectibles está estancada!

mañana mismo me escapo a sapear

eruntale dijo...

MaTT ya me compré mis entradas, weno tenía que comprar para mi hermano y para mí pq no quiero ir sola, así q como todo sale de mi bolsillo compré dos entradas para Palco Occidente :)

Tienes q hacer un post sobre Ringside cuando pase el evento!

MaTT dijo...

Nieve: Lo sé.

Anónimo: Yo sé que eres Perro Copo y no te voy a decir nada, porque aunque dejaras de tener "vida social y recreación nocturna" (que estoy seguro puede leerse como "tomar un par de piscos mientras bailo música electrónica con dos mozalbetes"), te gastarías el dinero en cualquier otra estupidez (como en uno de esos videos pornográficos que tenía el DJ Chupa).

Jocho: Jojojo, lo disfrutaré Jocho, créeme que sí.

Samantha: Yo también.

Jocho2: No. JUST NO.

Dino: Sapea en cualquier Ripley o Saga, todos son lo mismo; nada de "Aquaraiders" en Perú, nada de "U.F.O.", con las justas una miserable catapulta de la serie "Castle", es más, ni siquiera tienen los legos de Star Wars o Indiana Jones, todo el Lego encontrable en Saga, Ripley, Tottus y Metro se resume en los cinco modelos de la serie Speed Racer y miles de "Racers" y "Bionicle", que a mí no me atraen en lo absoluto.

Eruntale: Haré el post de todas formas, pero saca fotos, muchas fotos, estoy haciendo una investigación de cómo se ve en cada ubicación (tuve suerte de tener muchos amigos de diferentes capacidades adquisitivas...xD).

MaTT

Alexis dijo...

Sólo pagaría si viniera una persona: el genial Bill Goldberg.

Nunca más habrá uno como él :(