domingo, noviembre 26, 2006

Los Sábados del Club del Gourmet

Todos los Sábados hace algún tiempo, con un amigo y una amiga nos reunimos en la renovada cafetería universitaria para iniciar las sesiones de... "Los Sábados del Club del Gourmet", es decir, Sábados en que nos reunimos a comer cosas que muy difícilmente se comerían en una universidad.

Todo universitario que se respete, sabe que es clásico para los ajetreados estudiantes comer "pan con pollo", los populares "sanguchones", tomar abundante café (sobretodo si eres de informática), o comer papitas, doritos, snacks y cuanto empaquetado saladito exista, también están las galletas para engañar al estómago y las nunca bien ponderadas salchipapas... yo he comido muchas de estas cosas durante mi vida universitaria y es que uno no tiene tiempo de absolutamente nada como para ponerse exquisito con las comidas.

Sin embargo, nosotros le hemos dicho que no a la costumbre y nos hemos dedicado a innovar, utilizando nuestro bien ganado dinero y a disfrutar de la envidia con la que todos aquellos estudiantes comunes del "menú de un sol" nos miran degustar nuestros excéntricos platillos, de esta manera, hemos instaurado la tradición de "Los Sábados del Club del Gourmet".

Es menester recalcar que lo que comemos no es nada del otro mundo, si usted imagina que nos dedicamos a servirnos caviar o a disfrutar de lomo fino acompañado de esos tragos exóticos que valen más que la casa en la que la mayoría de nosotros vivimos está bien equivocado, nosotros comemos cosas bien alcanzables por cualquiera, pero la diferencia es que estas cosas NUNCA son consumidas al interior de una universidad y menos de la forma altanera y petulante en que nosotros lo hacemos.

Todo comenzó cuando nos enteramos de una oferta del Bembos que indicaba "Dos hamburguesas por ocho soles", Kheren (que es la amiga de la que les he platicado en innumerables oportunidades) me sugirió ir a comprar una oferta entre los dos, luego otro amigo (apodado Pajarón por ciertas actividades extracurriculares) se nos uniría y entre los tres compraríamos un par de esas ofertas, decidimos llevar nuestra bolsa llena de hamburguesas a la universidad y de inmediato me percaté de que... TODOS NOS ESTABAN MIRANDO, no pude describir el placer que sentí al comer dichas hamburguesas mientras el público salivaba como hienas hambrientas al frente mío.

La semana siguiente quisimos hacer lo mismo pero la oferta de las hamburguesas ya se había terminado, para no quedarnos sin el gusto de repetir el plato fuimos a comprar un sabroso pollo a la brasa, enterito con sus papas y su gaseosa de 3 litros (sin ensalada porque yo me opuse)... es decir la típica comida familiar dominical, y nos situamos nuevamente en la cafetería (a riesgo de que nos echen por consumir cosas compradas en otro lado) a degustar ese delicioso pollito en frente, una vez más, de algunos acongojados estudiantes.

Helado de Selva Negra antes

Por supuesto que eso ya era el inicio de una tradición... a la otra semana (que sería la semana pasada), el platillo fue un helado de Selva Negra bastante llamativo, que al igual que las otras comidas fue devorado en cuestión de minutos entre nosotros tres y nadie más, a pesar de las miradas suplicantes de nuestros compañeros.

Helado de Selva Negra después

Y esta semana, la última semana antes de finales, optamos por comer una caja de 12 donuts recién salidas con su respectivo botellón de gaseosa, todo un bocado provocativo para cualquiera que nos dejó bien llenos y muy satisfechos por el trabajo bien hecho.

La próxima semana es la última semana de clases del ciclo para mí, y aunque he deseado mucho que acabe este ciclo de una vez por todas, algo que voy a extrañar sobremanera es nuestra riquísima tradición de los Sábados del Club del Gourmet; y para cerrarla con broche de oro, el Menú para dicho día será por supuesto, el plato máximo, una sabrosa pizza (que pensamos nos saldrá gratis ya que el portero de la universidad no debería dejar entrar al repartidor, con lo que pasarán más de 30 minutos hasta que nos la entreguen) que nuevamente disfrutaremos sin darle (o deberle) nada a nadie; para chuparse los cuadernos.

Tags: , , ,

MaTT

7 comentarios:

Sandra dijo...

MIERDA KE RICO EL HELADO ;O;!!1

pd: cuanto te costo el dominio? o_o es de esos ke pagas mensualmente o anual? y en donde lo adkiriste? tot

jocho dijo...

yo tambien quiero saber, algun dia sera www.escaleraalsotano.com

tamare me has hecho dar hambre... comere un platano con pan xD

saludos

jocho dijo...

ah y NO SE METAN CON LAS SALCHIPAPAS!!!!

La Brune dijo...

Que deli yo tambien quiero pero ultimamente estoy recontra inapetente, he bajado 2 kilos en una semana lo que me da super margen para poder recuperarlos con cosas ricas. El domingo por la noche tuve frente una pizza pero ni caso le hice porque el sábado estuve malazo con el estomago buuaaaaaaa ahora que me acuerdo que penita me da no habermela comido.
Me muero de la curiosidad de cual será la última exquisites.
AlessiaBrune

Thabitak dijo...

abri mi msn por un segundo y tu me estabas agregando!!1

viste que era verdad me hbias eliminado...lo sabia!!!!


traidor!!!!!!!!!!

SleeNy dijo...

=O !!! me dio una paja horrible leer too eso, asi que sorry xD
solo vi las fotos... yumi !! xD
mmm ya nus vemos spooni, cuidate
bye

MaTT dijo...

Sandra: Lo compró un amigo como parte de pago por un dinero que me debía (y que me sigue debiendo), todos los arreglos económicos con él... xD.

Jocho: Pan con miel mejor.

Jocho: Ayer me comí una... MMM SALCHICHA.

Alessia: Hay que comer un poco mujer, como vas a ignorar una pizza, no seas loca... xD, lo último que comimos fue clásico, volvimos a las raíces, nos fuimos al sanguchón a comer unas hamburguesas clásicas de universitarios desempleados... quedé satisfecho, estuvieron muy buenas.

Jasnita: Ya te expliqué la jugada aparte... xD.

Eslini: Zanahoria... xD.

MaTT